Encuentranos en:
correo: Administrador

Historia

Después de la revisión de los archivos comunales de la comunidad indígena de San Lucas de Tongos y el estudio del largo litigio de tierras con el obraje de Sapallanga, presentamos una breve reseña de la historia local del distrito de Pazos, ubicada en la provincia de Tayacaja Región Huancavelica.

Con ocasión del repartimiento de tierras por las autoridades coloniales los nombres de Huaribamba y Tongos, aparecen por primera vez en 1594, cuyo territorio comprendía  desde  los  linderos actuales  de la provincia de Tayacaja hasta la comunidad de Huayarqui, es decir en aquel entonces adquirieron existencia física para la Colonia dichos territorios indígenas. Posteriormente en 1711 cuando se realiza la ratificación de los linderos de Huaribamba y Tongos por el señor Francisco Munive Márquez, de Valdelirios, Visitador y Componedor de tierras con Gabriel Solano, se aprecia que el poseedor original de estas tierras fue el Ayllu Inca de Huaribamba. Esta ratificación de linderos se realizó con motivo del conflicto que tuvo Huaribamba con el obraje de Sapallanga, que pertenecía al corregimiento de Jauja.

Brevemente lo que había ocurrido es que:

“… alrededor de 1761 entró como Gobernador interino de Tongos y Huaribamba, don Ignacio Sullca Inga, conocido como “El Brujo”, quien, apartándose de las normas de repartimiento, arrendó parte de estas tierras al Obraje de Zapallanga de la Provincia de Jauja, perteneciente al Monasterio de la Concepción de Lima. El arrendamiento lo pactó con Don Diego de Urrutia, administrador del obraje, para que pastaran el ganado que tenía. El precio fue de 50 pesos más dos botijas de vino anuales. Las tierras y  pastos que se arrendaron fueron: Tayacassa, Quishuarcancha, Cañipirca, Itana-Corral, Tres Corrales de Chocco, Mullaca-Pata y Suytu Cancha”[.

Este arrendamiento al parecer se hizo pasando por encima del interés de los comuneros, quienes se vieron con menos recursos para pagar los tributos “a su Majestad”.

Luego del estudio de las manifestaciones y los repartimientos anteriores, el 27 de enero de 1711 el Comisario General don. Francisco Munive Aspe de Arancivias, Márquez de Valdelirios,  les asignó y adjudicó las tierras y pastos de los que se habían apoderado los de Sapallanga. Pero en 1723, el administrador del Obraje de Zapallanga solicita que se revoque la disposición y luego de un largo litigio de 15 años se alcanza la restitución plena cuando el Fiscal Protector General, Márques de Salina y de Torres Bermeja, dispone que la abadesa del Monasterio de la Concepción devuelva las tierras que el Obraje seguía reclamando como suyas. Esto “concluye” cuando se da cumplimiento a lo actuado el 15 de julio de 1738.

En esta historia conflictiva por tierras existe en la memoria colectiva de la población otra narrativa. Una historia muy difundida en las familias campesinas de Pazos. Cuentan que había un viajero llamado José Santos Quispiñicas Soto y su esposa María Concepción Huincho, quienes, al parecer provenían del Cusco y se dirigían a Jauja para establecerse. Gustosos por el abundante pasto que había en la zona decidieron quedarse un tiempo y reanudar el viaje después. Como continuaba el litigio de tierras entre Sapallanga y la comunidad indígena  San Lucas de Tongos, las autoridades de Tongos tenían que hacer  fuertes  desembolsos  de  dinero,  carentes  de  recursos  para  proseguir  con  el  juicio  y sabedores que José Santos Quispiñicas Soto, traía grandes cantidades de dinero, recurrieron a él para que los ayudara a cambio de cederle algunas extensiones de terreno. El dinero de este personaje legendario se dice que venía envuelto en “pieles de vaca” y era cargado por mulas, caballos y asnos. En una de aquellas tantas noches apareció el diablo y arrastró todas las riquezas al lugar denominado Ccatunccacca sin que nadie lo pudiese impedir. Este lugar es considerado como sagrado y se cuenta que muchos han intentado rescatar ese tesoro, pero que han muerto en su intento. Es probable que algo de cierto haya en esta narración, ya que se puede confirmar la existencia de la enorme peña, y los descendientes de José Santos con el devenir del tiempo han formado el Barrio Quispiñicas, hoy Centro Poblado que forma parte del actual desarrollo urbano de Pazos.

Desde entonces los pobladores de Tongos y otros anexos, para reafirmar la soberanía de sus tierras construyeron sus chozas y llegaron a instalarse en esta estancia de pastos que se llamaba pastopampa (llanura de abundante pastos) o Pasupampa (lugar de transito), de allí el nombre originario de Pazos.

Con el correr del tiempo, para 1898 apenas algunos años posteriores a la guerra con chile, Pazos continuaba formando parte de Huaribamba conjuntamente con los anexos de Carampa y Tongos, asimismo con las haciendas de Acocra e HiIla (sic). “Pazos: Unos 26 Kms al SE de Huancayo, de un clima muy frio y donde no produce sino una especie de papa conocida con el nombre de siri, y un poco de cebada de mala calidad. Sus habitantes, célebres por su carácter belicoso, se dedican especialmente a la fabricación del chuño (papa helada) y a la arriería, para lo que crían manadas de llamas. Este pueblecito tiene una mala capilla, una cárcel y un convento”

Para el año 30 del siglo pasado, según Ruiz Fowler, Pazos seguía formando parte de Huaribamba, igualmente con los caseríos de Tongos y Carampa, en cuyos pajonales poseía abundantes pastos en los que se continuaba criando gran cantidad de ganado ovino y bovino. Entre 1941 y 1951 del siglo pasado, los gestores del distrito con apoyo de la población presentaron sendos memoriales, oficios, informes y en muchas oportunidades visitaron a diferentes instituciones públicas y privadas: Municipalidad Provincial de Tayacaja, Subprefectura provincial Prefectura departamental, Sección de Estadística del Ministerio de Gobierno y Policía, la Sociedad Geográfica de Lima, Congreso de la Republica específicamente la Comisión de Demarcación Territorial del Senado, al Senador Celestino Manchego Muñoz quien se encargó de presentar y sustentar el proyecto de ley para la creación del distrito de Pazos. Posteriormente también los Diputados Luis F. Iparraguirre diputado por Tayacaja y Raúl Martínez Zuzunaga diputado por Huancavelica, apoyaron dicha iniciativa.

Años más tarde entre 1945 y 1950 las autoridades locales de Pazos y el personero continuaron exigiendo se eleve a categoría de distrito, haciendo suyo dicho pedido los diputados mencionados más arriba quienes tramitaron el proyecto de ley.

Luego de varios años de gestión el 31 de enero de 1951 se promulga la Ley Nº 11585 creándose en la provincia de Tayacaja el distrito de Pazos, siendo presidente de la Republica Manuel A.  Odria, dejando ser anexo de Tongos. Como consecuencia de la promulgación de esta Ley, el 15 de marzo se celebra este día su creación. En aquel año se realizó la inauguración con la comunidad en general y la concurrencia del Diputado por Huancavelica Raúl Martínez Zusunaga (de apodo el “Opa Anca”).

Esta breve historia nos ayuda a comprender los cambios económicos y político-administrativos de la provincia de Tayacaja. El surgimiento de un pueblo pujante, que nace en medio de acontecimientos   conflictivos   por   ser   un   lugar   de   frontera   para   frenar   las   incursiones expansionistas de la vecina nación Wanka. El decaimiento de la crianza de llamas asociado al arrieraje, producto de la construcción de la carretera Huancayo – Pampas que intensificará la presencia de los camiones tres cincuenta. Los cambios tecnológicos y la expansión del mercado, como consecuencia de la implementación de la revolución verde y la introducción de la papa blanca.

Por: Oscar Zamudio Cabezas